Paisajes de la memoria

El País РBabelia,  22 de febrero de 1997

Autor: Fernando Huici

La inclinaci√≥n por el recuerdo como huella del t√°ndem Brigitte Szenczi – Juan Antonio Ma√Īas

Hacia el final de su vida el pintor escritor y compositor Alberto Savinio acometi√≥ la tarea de redactar una enciclopedia para su uso personal por el desencanto que le hab√≠an producido cuantas hab√≠a consultado. En ese caprichoso y tit√°nico empe√Īo, que la muerte trunc√≥ y s√≥lo fue publicada en una muy tard√≠a reconstrucci√≥n p√≥stuma, Savinio confiesa ante el t√©rmino ‚Äúmemoria¬Ľ su preferencia, frente a la expresi√≥n ¬ęsaber de memoria¬Ľ que italianos y espa√Īoles compartimos, las equivalentes francesa de ‚Äúsaber por el coraz√≥n¬Ľ e inglesa de ‚Äútener en el coraz√≥n¬Ľ, reveladoras a su juicio de que ‚Äúla cosa recordada la guardamos en el √≥rgano mismo de los afectos¬Ľ.

Los memorables Paisajes de la memoria que re√ļnen, para su nueva exposici√≥n, el t√°ndem formado por los pintores Brigitte Szenczi (Budapest, 1943) y Juan Antonio Ma√Īas (Madrid, 1946) comparten de hecho aunque con un sesgo distinto en la estrategia de cada artista, esa inclinaci√≥n saviniana por el recuerdo como huella impresa en la arcilla de lo afectivo.

Y es esa afectividad la que, finalmente, prima a modo de catalizador, en la sintaxis de corte simbolista por medio de la cual los rastros del propio pasado o los fantasmas domésticos se materializan, con estas pinturas, en metáfora de una figura del mundo, en emblema moral acerca del destino de nuestra cultura.

Ya sea en las instant√°neas del viejo √°lbum familiar a las que Szenczi otorga una dignidad de escena mitol√≥gica o en el clima √°ureo de esos est√≠os que Ma√Īas redespierta tambi√©n a la luz de aquello que Savinio defini√≥ como ‚Äúla dulce ciudad de la infancia¬Ľ que se superpone, incesante, a las ‚Äúvanas sombras¬Ľ que jalonan la existencia, estos fascinantes parajes mnem√≥nicos elevan la apuesta de ambos hasta un horizonte de turbadora intensidad, ya entre las m√°s rotundas de las figuraciones aleg√≥ricas en el panorama actual de nuestra pintura.

Comments are closed.