Exposici√≥n de Szenczi y Ma√Īas en el Museu Morera

Segre, abril de 1986

Autor: Josep Miquel García

Mitologias y arquitecturas figuradas

Entre un surrealismo inquietante y una metaf√≠sica de la arquitectura interior y exterior, las pinturas de B.¬†Szenczi y J. A. Ma√Īas, que el Museu Morera expone hasta el pr√≥ximo d√≠a 4 de mayo, narran y describen escenograf√≠as en las que motivos mitol√≥gicos recrean temas del pintor y la pintura, bajo una est√©tica de figuraciones nuevas, llenas de argumentos iconogr√°ficos y m√ļltiples interpretaciones.

Reinterpretar la propia pintura, su sentido y su lenguaje es en s√≠ el s√≠ntoma m√°s generalizado de las artes pl√°sticas de esta d√©cada; dando cabida as√≠ a la reconsideraci√≥n de su historia y evoluci√≥n, o al ir parejo de tendencias tan diversas que pueden encontrar una nueva l√≥gica que resulta as√≠ enriquecedora. Eclecticismo, sin duda, que permite, como en estas obras de B. Szenczi y J. A. Ma√Īas, el di√°logo entre la mitolog√≠a cl√°sica, el primer Renacimiento italiano y flamenco, el Barroco, la literatura y el cine. Temas cl√°sicos como el cuadro dentro del cuadro, el pintor y su modelo, escenograf√≠as de Brueghel o de Paolo Ucello, arquitecturas silenciosas de la pintura metaf√≠sica, mitos como los de Susana y los viejos, Edipo y la Esfinge, o m√°s contempor√°neos como el de Tarz√°n, pueden encontrar sus conexiones en esta narraci√≥n que la exposici√≥n propone al espectador.

Explicar, como si de un guión cinematográfico se tratase, es así el punto de partida de estas obras en las que el tema sugiere su propia realización técnica; intentando resolverla a través de la acumulación de elementos y figuras que ordenan la composición. Motivando así la interpretación del argumento. Es así como en su narración el cuadro se convierte en un tema en el que su concepto tiene tanta importancia como la plasticidad conseguida. Como en el Barroco la semejanza se suple por un metalenguaje de elementos simbólicos que ayudan a descifrar la temática expresada. Como en le Barroco, también, la unidad del cuadro no es más que una acumulación de elementos llenos de significado.

A√ļn as√≠ tal barroquismo se deja llevar por una apariencia m√°s ir√≥nica que conceptual, en que la b√ļsqueda de un clima inquietante desmitifique la propia mitolog√≠a tan presente en estas obras, mediante la utilizaci√≥n de colores vivos que distancia la t√©cnica del tema, y especialmente a trav√©s de relieves que provocan efectos de trompe l¬īoeil y crean un ritmo especial a cada tema.

 

La ciudad museo

En su unidad tem√°tica y t√©cnica compartida desde el a√Īo 1975, B. Szenczi y J. A. Ma√Īas conservan su propia preferencia o diferencia, manifiesta adem√°s por firmar y realizar individualmente sus obras. La constancia de B. Szenczi se circunscribe a la reiteraci√≥n del misterio de la arquitectura, llegando a configurar el sentido kafkiano de unas ciudades que albergan un museo simb√≥lico de la mitolog√≠a cultural mediterr√°nea, por el que puede pasearse y descubrir sus estancias, accesos y salidas. El valor dado en ella a la escenograf√≠a es mayor que en el caso de J. A. Ma√Īas, cuya determinaci√≥n o preferencia por la figura humana y el retrato es m√°s realista que simb√≥lica.
Quien conozca la trayectoria de ambos – tan identificada con el peculiar espacio ‚ÄúDos y Una‚ÄĚ de Barcelona-, sabr√° valorar el paso de su obra anterior, dedicada m√°s a la iconograf√≠a cinematogr√°fica y a la t√©cnica del relieve como objeto pict√≥rico y decorativo, hacia una l√≠nea m√°s conceptual y pict√≥rica, que en su modernidad no ha olvidado su sentido ir√≥nico y manierista.

Comments are closed.